Luna Nueva en Virgo 2019

  • 30 - 08 -2019
  • |
  • Compartir en:

Septiembre es un mes que tiene energía compartida entre Virgo y Libra, de agosto recibimos la energía de una luna nueva que abre el ciclo aunque sucedió el último día de ese mes, un ciclo muy Uraniano por cierto.

Hablemos primero de la Luna Nueva de Virgo pues es con su impulso que empezamos este viaje.

Virgo es un signo mutable y por lo tanto es amigable con los cambios, de hecho es el signo que hace posible el cambio de estación ya que finaliza con el equinoccio de Libra, pero este año la energía de cambio se ha visto potenciada por la influencia de Urano, un planeta maravilloso y tremendo a la vez ya que nos enseña a soltar las certezas y aceptar el momento presente tal y como se presente. La Luna Nueva además sucede en el grado exacto de la alineación con Urano así que lo que sembremos en esta luna, tiene el poder de transformar radicalmente algún área de nuestra vida.

Si observas el mapa de esta lunación, verás cómo una gran cantidad de planetas se agruparon en ese signo y eso nos pone todo el énfasis en esos pequeños detalles que necesitan ser atendidos, resueltos y tomados en cuenta para poder lograr los propósitos de “perfección” que anhelamos en algún proyecto o circunstancia. Será una temporada de muchísimo trabajo: interno y externo, de mucha atención, enfoque y diligencia para que todo salga como debe ser.

Pero Virgo también es el signo de la salud y del cuerpo, no solamente se trata de servir y hacer que las cosas funcionen “afuera”, hay que prestar atención al propio bienestar si queremos que todo mantenga un equilibrio. Fíjense que los signos de Tierra – elemento predominante en esta temporada – tienen que ver con lo tangible, con la infraestructura, los vehículos y los recursos, y el cuerpo es el más importante de todos ellos. Urano sugiere que esta etapa de GRAN cambio, gracias al cambio de fase Solar que todos los planetas personales, incluida Juno, están viviendo [me refiero a las recientes conjunciones con el Sol de Venus y Juno, así como las próximas conjunciones del astro rey con Marte y Mercurio, gracias a las cuales esos planetas cambian de “fase” y se expresan diferente] es para dar un enorme salto de consciencia, para que las cosas no vuelvan atrás pase lo que pase.

Esa circunstancia hace de este momento un tiempo ideal para cambiar definitivamente de alimentación por ejemplo, o de hábitos cotidianos por el bien de la salud. Incluso para cambiar radicalmente rutinas laborales que generan ambientes tensos, por otras que sean más integrales y saludables emocionalmente para todos los involucrados. Para otras personas tendrá que ver directamente con el amor o con los hijos, pero en todos los casos lo que indica es la necesidad de actualizar el “software”, incluso en un sentido planetario los reportes de las organizaciones mundiales están acorralando a la humanidad para que no tengamos otra opción que saltar… saltar al futuro con una consciencia distinta y dejar atrás la era de la basura y el desperdicio.

Pero septiembre también es el mes de Libra y creo que este año esa será una temporada que desearemos y temeremos al mismo tiempo. Estaremos ansiosos de que llegue pues como verán en el mapa del cielo el elemento AIRE está completamente ausente y al final de este ciclo seguramente nos estaremos sintiendo un poco “sofocados”: por el trabajo, por la exigencia, por los miles de detalles que no se pueden atender al mismo tiempo, por la irritabilidad y nerviosismo de todo el mundo, etc. Entonces vamos a querer que llegue Libra con su toque social a armonizar nuestra vida, pero… le temeremos al mismo tiempo pues eso implica una serie de tensiones cardinales que ya conocemos bastante bien: habrá situaciones que ajustar con fuerza en las relaciones y eso nunca es fácil.

Ese es Septiembre, con esta energía comienza y lo que sembremos aquí dará frutos durante muchos ciclos futuros, no solamente en lo inmediato. ¿Estás lista para marcar la diferencia? Marcar la diferencia en tu propia vida o en la de tu entorno inmediato, es una gran misión y no debes subestimarla.