Luna en Leo y la explosión de Mercurio

  • 04 - 07 -2019
  • |
  • Compartir en:

La Luna ingresa en Leo y aunque no hay otras alineaciones planetarias en el cielo, creo que no las necesitamos pues con la Luna tenemos. Imagínate que en esos primeros grados de Leo está sucediendo un acercamiento altamente explosivo: Mercurio está (funcionando con defecto en ese signo) casi detenido en el cielo aumentando la intensidad de su influencia y recibiendo toda la energía no solo de Marte que se le viene acercando, sino de Urano pues ambos planetas están en tensión al revoltoso mayor.

Cuando la Luna sale de su amado Cáncer, lo que se encuentra al otro lado de la puerta es este panorama tenso y volátil, es como tener un cuarto lleno de madera bañada en gasolina y más allá un loquito queriendo jugar con fuego “a ver qué pasa”. ¿Dónde está a punto de “explotar” algo en tu vida? La semana pasada les dejé los AstroTips en Patreon con la información sobre este punto de tu mapa (Mercurio en Leo), vuelve a leerlos y date cuenta para que tengas a mano el extintor por si acaso.

Te daré una pista muy importante: la gasolina en esta metáfora es el “ego” o el orgullo que está desbordado en algún aspecto de tu vida: Mercurio está terco y no entiende razones (tiene miedo de no tener la razón), Marte le aporta toda la agresividad para defender su punto de vista a capa y espada – o bien, elevar tu nivel de consciencia y traspasar el “ego” trasmutando esa energía – y Urano aporta la situación que de surge de golpe y detona todo, es el loquito que prende la mecha pero también es el “Maestro” que nos pone a prueba a ver si estamos listos para dejar a un lado el orgullo.

Otra cosa es que cuando Marte y Mercurio se unieron el 18 de junio, te ofendiste por algo y te dejé una imagen con una enseñanza de mi Maestro que decía “las palabras no rompen huesos”, te recomendaba no tomarte el asunto de manera personal. Lo que sucede ahora dependerá de cómo lo manejaste en ese momento, si guardaste y alimentaste el resentimiento pues tienes esa “inflamación” del ego que está a punto de hacer crisis. Si te observaste y respiraste a través de la ofensa, estás lista para hacer un esfuerzo extra y ponerte por encima del orgullo, despertando inesperadamente la nobleza del corazón. Así funciona esto…